Aprender a domar las emociones autodestructivas para sanar el sufrimiento

by Moris Beracha

No son las circunstancias a nuestro alrededor las que acercan al sufrimiento sino que es nuestra mente la que le abre la puerta

Moris Beracha.- Cuando nos iniciamos en el camino del conocimiento de nosotros mismo a través de la práctica del mindfulness y de los estudios budistas, el sufrimiento es uno de los temas a los que más atención le ponemos, por ser éste uno de los factores que nos impide muchas veces avanzar en el desarrollo de nuestros valores.

Ciertamente todos los seres humanos tenemos desde niños vivencias que nos pueden marcar o que condiciona nuestra manera de enfrentar las distintas situaciones de nuestra vida. Sin embargo, la mente, al igual que el cuerpo requiere de entrenamiento para poder abordar cada contexto de nuestra realidad de la manera apropiada. La única diferencia con nuestro cuerpo es que el potencial de ir cada vez más lejos en la formación de nuestra mente es que no existe límite ni meta. Esto quiere decir que el potencial es inimaginable.

Lo primero que hay que entender es que no son las circunstancias a nuestro alrededor las que acercan al sufrimiento sino que es nuestra mente la que le abre la puerta. Cuando permitimos la aparición de pensamientos autodestructivos las acciones a las que nos lleva no son las acertadas. De allí la necesidad de domarla y entender que hemos esculpido la forma en la que nuestra mente entiende la realidad basándose en las emociones y concepciones atemorizantes que va adquiriendo desde que nacemos.

La única manera de conseguir antídoto para el sufrimiento es adentrándonos en nosotros mismos y entender el origen de nuestras emociones y el por qué las sentimos y cómo se originaron. Es necesario familiarizarnos con el estado de nuestras propias mentes para entender cómo disolver ideas e impulsos mal fundados de nuevo en la esfera más profunda de la realidad. Es allí cuando comenzamos domar las ideas negativas y apaciguar poco a poco ese sufrimiento que nos impide avanzar o experimentar la plenitud. Si logramos entrenar nuestras mentes y mantenemos en momento presente  nos daremos Cuenta que el sufrimiento existe pero es opcional.

 

 

Suscríbete a nuestro newsletter

Subscribe to our newsletter