India, España y Argentina en busca del nuevo “Unicornio”

by Moris Beracha

Las start up apoyadas a través de fórmulas financieras como el capital de riesgo o Private Equity son las preferidas; tal y como lo muestran la cifras.

Moris Beracha.- La carrera por cazar al próximo “Unicornio” -que es el nombre que se la ha asignado a las empresas valoradas en más de 1 mil millones de dólares- se ha expandido y está inyectando adrenalina en inversionistas desde La India, pasando por España, y hasta Argentina. Las start up apoyadas a través de fórmulas financieras como el capital de riesgo o Private Equity son las preferidas; tal y como lo muestran la cifras.

Hace pocos días el diario The Economic Time hizo referencia un record alcanzado en la India con la inversión extranjera que a través de firmas dedicadas al private equity lograron colocar 11,3 mil millones de dólares en ese país durante el primer trimestre de 2017, logrando un despliegue de 124 acuerdos firmados. Esto fue posible por el interés que se ha despertado en financiar sectores tan diversos como la salud, la manufactura, los seguros e incluso servicios financieros.

La razón tiene relación conque los nuevos negocios en India están conformados por una generación de jóvenes que buscan lograr un lugar preponderante en la lista de las empresas más entables y mejor valoradas del planeta. Obtener un valor por 1 mil millones de dólares se ha convertido en un reto profesional y ante los cambios que han surgido dentro del mercado financiero tradicional, los capitales de riesgo son una opción alentadora, mucho más sencilla y que además crea valor y trae consigo experticia. Los fondos de private equity dedicados a ello, por su parte, comienzan a ser vistos con gran interés.

En España esta carrera en busca del Unicornio ha logrado encontrar  en los private Equity una alternativa ante las consecuencias de la sequía de crédito, producto de la crisis que todavía golpea el emprendimiento. Asimismo, las pequeñas y medianas empresas que dependían de los préstamos bancarios y que se vieron tan golpeadas, han logrado respirar con tranquilidad en ciertos casos específicos gracias a la decisión de acercarse al modelo de negocios de los capitales de riesgo.

Según el informe de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri), destaca que el volumen de inversión de las entidades de capital riesgo estuvo por el orden de los 3,5 mil millones de dólares al cierre del primer semestre de 2017, lo que representó 33,6% más que el mismo período del año anterior.

Resulta muy interesante detenerse a observar cuáles fueron los sectores interesados en este tipo de inversión y es así como nos encontramos con hotelería y ocio con más de un 25% del total de la inversión. Le siguen los productos de consumo con 10,6% del total; comunicaciones con 9,6%; informática con 8,1%; y energía y recursos naturales con 8%.

Ahora bien, en número de proyectos el sector de informática fue el primero con 250 start ups y pymes financiadas; un número inimaginable años atrás. Si dentro de estas está el nuevo Unicornio, pues habrá que esperar a ver.

Con el cambio del nuevo gobierno en Argentina se ha abierto un nuevo capítulo en el que hay un gran interés en invertir en emprendiendo y en empresas en formación con nuevas ideas pero que tengan un perfil global o regional, algo que las distingue de las españolas y las indias en líneas generales. La perspectiva es tratar de buscar un nicho con mucho potencial de crecimiento para lograr el anhelado Unicornio.

Un artículo del Diario Clarin, indicó hace algunas semanas que se calcula que en los últimos años se conformaron unos 300 fondos de inversión (venture capital, ángeles inversores, capital semilla, private equity y aceleradoras corporativas), en una larga lista en la que sobresalen Kaszek Ventures,Wayra, NXTPLabs y AxVenture.

Ente los rubros que aparentan tener una importancia estratégica relevante en Argentina están la agricultura, las energías renovables, las finanzas y la tecnología.

Me llamó la atención que en ese mismo artículo se hacía referencia al caso Visa, con su convocatoria para startups Visa’s Everywhere Initiative, La idea es que quienes decidan participar compitan por un premio de 50 mil dólares creando un programa piloto de su producto o servicio que contribuya a desarrollar el futuro de los pagos electrónicos.

Lo anterior indica que hasta las grandes empresas financieras están buscando la manera de diversificar sus negocios a través de proyectos innovadores que en poco tiempo pudieran convertirse en empresas de valor. Es así como la competencia por la caza del Uniconio está impulsando el mundo de los negocios emergentes en buena parte del mundo.

Dejar un comentario

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Suscríbete a nuestro newsletter

Subscribe to our newsletter