El mindfulness, una herramienta para crear guardianes defensores de los derechos humanos

by Moris Beracha

¿Puede el 'mindfulness' ser capaz de transformar sociedades y construir poblaciones que asuman por completo se respetuosas de los derechos humanos?

Moris Beracha.- Hay suficientes ejemplos de cómo el mindfulness puede generar cambios individuales y en pequeños grupos; pero cabe preguntarse: ¿puede ser capaz de transformar sociedades y construir poblaciones que asuman por completo se respetuosas de los derechos humanos? La respuesta es afirmativa para la profesora María Cheung de la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Canadá.

Nos conseguimos en la web con un interesante estudio publicado en un paper de ese centro de estudios bajo el título: “La interacción entre el mindfulness y los derechos humanos: el caso de Falun Gong y sus implicaciones para el trabajo social”.

Partamos de explicar qué es el Falun Gong. Se trata de una disciplina espiritual que se basa en los principios de verdad, compasión y tolerancia y abarcan una serie de ejercicios de meditación que entran dentro de lo que es las prácticas del mindfulness y de allí la pertinencia de esta investigación.

Lo que hizo la profesora Cheung fue, además de una rigurosa revisión bibliográfica, fue recoger la experiencia de canadienses que por años han practicado o que están inmersos en el conocimiento del Falun Gong, y cuál fue la reacción que manifestaron por el hecho de ser discriminados por el gobierno chino porque a finales de los años 90 del siglo pasado se les vio como una amenaza por el solo hecho o pecado de tener más seguidores que el Partido Comunista de ese país:  entre 70 millones y 100 millones de chinos.

Las autoridades de Beijing asumieron una campaña global contra los practicantes de Falun Gong, pero la respuesta de los afectados no fue con acciones de represalia u odio sino que la meditación terminó por convertirse en una manera de resistencia pacífica y civil que sigue ganando más adherentes no sólo en China y que en el mundo occidental crea activos defensores y protectores de los derechos humanos

“El desarrollo de mayor autoconciencia y autorregulación despierta una nueva manera de conocimiento y se experimentan cambios en los pensamientos y sentimientos”, nos indica Cheung en su paper dado a conocer a principios del año 2016. Más adelante, en sus afirmaciones, nos comenta:  “La práctica meditativa ayuda a integrar la transformación personal, colectiva y social para sostener la justicia y proteger los derechos humanos; y de manera importante se involucra en actos no violentos de resistencia” .

Hay algo adicional que nos gusta muchísimo en las conclusiones de Cheung: hay mayor activismo social por parte de quienes siguen el mindfulness en contraste contra aquellos que se niegan a asumir que hay beneficios y se gana en satisfacción para quienes asumen un tipo de meditación.

Ella encontró que existen tres lecciones importantes: primero, existe una relación entre el yo interior de cada persona y su compromiso con la transformación social; segundo, el desarrollo de una conciencia compasiva dentro de principios de mindfulness conduce a tener una postura práctica para impulsar esa transformación; y tercero,  lleva al empoderamiento colectivo, a eso que llaman la resiliencia o la capacidad de adaptarse a lo positivo o de superar circunstancias traumáticas y en definitiva siempre tener una actitud de esperanza frente a la vida.

“Revisando la base filosófica budista  de la cual se origina el mindfulness, la experiencia del Falun Gong destaca el enfoque holístico para la construcción de paz y justicia; aparte de que la meditación conecta profundamente a los seres humanos consigos mismos, entre ellos y la vida”, indica la investigadora de la región de Manitoba. “La experiencia de apunta a una praxis global de paz que armoniza la integración de la transformación personal, colectiva y social a través de mindfulness”, añade.

Es así como en estos tiempos con destacados ejemplos de cómo el mundo avanza hacia una sociedad más respetuosa de los derechos humanos, el hecho que el mindfulness sea capaz de crear nuevos ciudadanos constructores de esos derechos no deja más espacio sino a la convicción de que el futuro es esperanzador.

Commentarios

  1. Jorge zighelboim

    Jorge zighelboim, julio 8, 2017

    Responder

    Que buen artículo brother

Dejar un comentario

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Suscríbete a nuestro newsletter

Subscribe to our newsletter